Los choques de Levy

Una manera posible de cifrar los golpes de la vida sería el registro de cada uno de los choques que se suceden a diario. Más o menos aparatosos, con pérdidas o raspones leves o severos. Un día cualquiera, en el momento menos pensado, los frenos no responden y el automóvil del año, el taxi, camión, autobús de pasajeros y hasta la ambulancia destinada al auxilio, se encuentra con algún obstáculo insalvable. En un barrio elegante de la capital argentina o en una calle anónima, en plena avenida o en un despoblado sin nombre, en una noche cerrada o a plena luz del día, se esconde un imprevisto.
Tras el impacto físico, tras los gritos de dolor y la sangre que brota de heridas y contusiones, está simplemente la constatación de un hecho. Si algo se advierte al ir pasando las páginas de este libro es que la sangre que envuelve al episodio es aquí la gran ausente. En un formato cuadrado, invariable y sistemático como el propio registro que emprende, aunque utilizando el color –una elección sin duda menos propia del carácter anónimo de dicho registro– Levy hace “el relevantamiento” o el reconocimiento de un hecho que viene a perturbar la diaria secuencia de nuestras vidas.
El autor de Choques nos deja solos, aún más solos, ante la imagen de un objeto que, por contagio y de facto, deviene doblemente solitario y silencioso. Y es que más allá del latido insubordinado del corazón y del imparable borboteo de la sangre, está lo inerme, el imperturbable montón de hierros retorcidos. Levy nos presenta, literalmente, al mundo de cabeza, la realidad subvertida. Un desorden se instala en el orden precario de las cosas.
Si bien las tomas suelen ser abiertas, Diego Levy también gusta del fragmento o el detalle del desastre: los pliegues metálicos que se dibujan en la lámina acerada de un camión volcado, un parabrisas que traza las líneas astilladas y sinuosas de la tela de una araña. O bien, nos da la parte por el todo: un asiento arrancado en plena calle, un espejo retrovisor en un terreno baldío.
Su mirada se deja seducir por las líneas y los planos, los cortes abruptos y las segmentaciones, las contrapicadas de esos enormes camiones que sucumben ante la gravidez de la carga o la simple distracción del instante. Ahí permanecen aún erguidas, de cabeza o de lado esas gigantescas e improbables moles de hierro de vivos colores o de tonos cercanos a la herrumbre bajo diáfanos cielos de un azul imperturbable o marcados por las nubes como en un cuadro altamente hiperrealista. Ahí persiste también el fuego que, aunque controlado, aún halla sustento al interior de un camión carcomido por el óxido.
Choques es el escueto título de este libro. La otra serie de imágenes de Diego Levy se titula, sintomática y paradójicamente, Sangre. Es de pensarse. Levy vacía de tragedia el contenido de la imagen, erradicando ese líquido rojo y espeso, que quizás esté dado, sin embargo, por analogía. Si hubiera que pensar en cuáles son los dos colores que campean a lo largo de este libro, creo que serían el límpido e ingrávido azul de los cielos del sur y el rojo, el intenso rojo de la sangre.

Patricia Gola

http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-11.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-22.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-64.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-54.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-24.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-52.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-31.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-53.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-02_v2.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-18.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-36.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-30.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-37.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-17.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-55.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-70.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-09.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-25.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-07.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-03.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-27.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-28.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-34.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-46.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-05.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-69.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-44.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-15.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-59.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-58.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-51.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-68.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-32.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-39.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-61.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-41.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-04.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-21.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-29.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-66.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-60.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-14.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-67.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-01.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-06.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-45.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-65.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-35.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-38.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-48.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-19.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-43.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-47.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-56.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-57.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-49.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-13.jpg
http://www.diegolevy.com/files/gimgs/6_crashes-levy-63.jpg